Logo Gov.co
Martes, 06 de Diciembre de 2022

Eucalipto rojo, la especie forestal más adecuada para los suelos vecinos a la mina del Cerrejón

imagen texto alternativo

Así lo reveló el primer estudio semidetallado de suelos con fines forestales y agroforestales adelantado por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) en el departamento de La Guajira.

Cerrejón, complejo minero que genera al año cerca de 32 millones de toneladas de carbón y en donde se concentra el 44 por ciento de las exportaciones de este mineral en Colombia, tiene en la mira adelantar proyectos forestales y agroforestales en varias zonas adyacentes a la mina.

Por esta razón, en 2017 decidió contratar al Instituto Geográfico Agustín Codazzi para que adelantara un levantamiento semidetallado de suelos y una evaluación biofísica de tierras en 2.466 hectáreas aledañas a la compañía, ubicadas en los municipios de Albania, Barrancas y Hatonuevo.

Durante seis meses, expertos del IGAC dividieron la zona en 91 polígonos para realizar una observación cada 12,5 hectáreas, además de 249 muestreos (calicatas y cajuelas - huecos profundos que permiten establecer las principales características) cada 25 hectáreas.

Hoy, en las instalaciones del Cerrejón, el IGAC les presentó a los directivos y técnicos de la empresa los principales resultados de este estudio semidetallado, el cual se convierte en el primero con fines únicamente forestales y agroforestales en el departamento de La Guajira.

“El eucalipto rojo es la especie más apta para la implementación de este tipo de proyectos en los predios vecinos a la mina del Cerrejón. En ciertas zonas se podría cultivar roble, teca y melina, aunque con mayores restricciones y limitantes”, dijo Germán Darío Álvarez Lucero, Subdirector de Agrología del IGAC.

Sin embargo, Álvarez aclaró que la decisión de siembra de cualquiera de las cuatro especies forestales debe estar supeditada a aquellas zonas que presentan algún grado de aptitud, y que no hayan sido declaradas como zonas de conservación.

“Del total del área estudiada, 33,2 por ciento cuenta con tierras con algún grado de aptitud para las cuatro especies, en especial eucalipto rojo. Entre tanto, 65,5 por ciento no presenta terrenos aptos por limitantes físicas y químicas como baja disponibilidad de agua, resistencia a la penetración, compactación, fragmentos gruesos y altos contenidos de sales y pH. Existen dos o tres elementos minerales que requieren ser adicionados o liberados”.

Una de las recomendaciones del estudio semidetallado de suelos, el primero con enfoque únicamente forestal adelantado por el IGAC en La Guajira, es que en los planes de manejo integrado se apliquen enmiendas a base de azufre o sulfuro de calcio, los cuales permitirían la rehabilitación de los suelos salinizados.

Las cuatro especies forestales evaluadas son versátiles, de crecimiento rápido, con amplia gama de usos, antecedentes de reforestación y alta demanda comercial.

En cuanto a las clases de suelos presentes, 58,5 por ciento presenta fertilidad natural alta; 23 por ciento limitaciones por la poca penetración de las raíces; 14 por ciento desarrollo incipiente por altos carbonatos de calcio; y 4,5 por ciento fragmentos de roca.

Según el Subdirector de Agrología, con este insumo se podrían generar mayores ingresos a la comunidad que habita en esos terrenos y construir barreras que mitiguen impactos como la contaminación auditiva y del aire presente en la zona.

“La agroforestería es un renglón poco explotado en Colombia, el cual permite que en ciertas áreas de conservación ambiental se puedan realizar actividades menos agresivas, que a su vez sirven de sustento para las familias de las regiones. Esta alianza con el Cerrejón es el primer paso para poder consolidar nuevos proyectos que incentiven el desarrollo regional de La Guajira”.

A su vez, recalcó que el estudio de suelos es un insumo importante para los programas de rehabilitación y recuperación de la tierra. “Estos proyectos agroforestales pueden generar mayor progreso económico y sostenible de la región e impulsar el empleo y desarrollo de una forma responsable con el ambiente”.

Entre los productos que le entregó el IGAC al Cerrejón están la caracterización física, química y mineralógica de los suelos; clasificación taxonómica de los suelos; mapa de fertilidad; clasificación de las tierras por su aptitud de uso; y cartografía temática a escala de 1:25.000.

Generalidades

De las 2.466 hectáreas analizadas por el IGAC, 81,1 por ciento hace parte del municipio de Barrancas, 15,7 por ciento de Albania y 3,2 por ciento de Hatonuevo.

En cuanto a la geomorfología, 58 por ciento de la zona corresponde al paisaje de piedemonte, 31,4 por ciento a los valles de planos inundados y terrazas aluviales, 5,2 por ciento al lomerío y 4,1 por ciento a zonas montañosas.

El clima que predomina es el cálido muy seco, presente en el 81,1 por ciento del área; el cálido seco abarca el 15,7 por ciento.

En 27 sitios se realizaron pruebas hidrofísicas para medir la infiltración y la resistencia mecánica a la penetración.

834 muestras de suelos fueron sometidas a análisis químicos, físicos o mineralógicos en el Laboratorio de Suelos del IGAC.

Última actualización Jue, 04/19/2018 - 00:04