Lunes, 30 de Noviembre de 2020

El 70 por ciento de los suelos en La Guajira está a salvo de la “mano del hombre”

imagen texto alternativo

Problemáticas relacionadas con minería, áreas pantanosas, cultivos

permanentes y zonas quemadas agobian el 27 por ciento del departamento.

Este año el IGAC realizará el levantamiento semidetallado de suelos en 4.568

hectáreas, que incluye los municipios de Riohacha, Dibulla, La Jagua del Pilar y

Urumita.

Bogotá, 28 de marzo de

2014. A pesar de ser

reconocido como un

departamento dedicado a

la explotación de sal, la

gran mayoría de sus

suelos de La Guajira, que

tienen una extensión de

2.063.793 hectáreas (1,81

por ciento de Colombia),

aún no se han visto

afectados por la mano

indiscriminada del

hombre.

Según el último estudio

del Instituto Geográfico

Agustín Codazzi (IGAC),

el 70 por ciento de los

suelos de este

departamento (1.444.673

hectáreas) presenta un

uso adecuado. Es decir,

la oferta ambiental no se ha visto afectada por la demanda de la población.

El 94 por ciento de estas tierras son coberturas vegetales naturales, donde la

“mano” de sus pobladores o empresarios poco han intervenido. El porcentaje

restante corresponde a sistemas productivos donde se realiza un buen uso del

suelo. Uribia, Manaure, Dibulla y La Jagua del Pilar son los líderes del

escalafón donde más se respeta el uso adecuado del suelo.

Sin embargo, Juan Antonio Nieto Escalante, director del IGAC, manifestó que

no podemos dormirnos en los laureles, ya que más del 20 por ciento de los

suelos de La Guajira sí tienen conflictos de uso, cifra que si no se controla

podría incrementarse y afectar los recursos naturales del departamento”.

Nieto Escalante se refiere al 27 por ciento de La Guajira, que abarca 555.366

hectáreas, donde abundan los conflictos mineros, y afectación de áreas

pantanosas por pastos y cultivos, y presencia de zonas quemadas.

Las causas

Estos conflictos han generado deforestación, insostenibilidad ambiental, uso

indiscriminado de las tierras de montañas, concentración de la tierra,

ganaderización y desplazamiento forzado. Por ser un departamento dedicado a

la explotación salina y de carbón, el conflicto más preocupante en La Guajira

está relacionado con la minería, que se da en 11.551 hectáreas. Le siguen los

problemas en áreas pantanosas con pastos (9.371 hectáreas), usos

inadecuados en zonas quemadas (4.613 y áreas pantanosas con cultivos

permanentes (3.587).

La sobreutilización y subutilización se dan un “mano a mano” en La Guajira en

cuanto al porcentaje de suelos que abarcan, con un 13 y 14 por ciento,

respectivamente.

La subutilización, donde la demanda ambiental es menos intensa en

comparación con la capacidad productiva, se da en 293.826 hectáreas de La

Guajira, principalmente en los municipios de Riohacha, Maicao y San Juan del

Cesar.

Por su parte, 261.540 hectáreas padecen de sobreutilización de suelos (agroecosistemas

con un aprovechamiento intenso de los recursos naturales), en

municipios como Riohacha, San Juan del Cesar, Barrancas y Dibulla.

175.785,63 hectáreas cuentan con títulos mineros expedidos por Ingeominas,

que equivalen al 9 por ciento del departamento.

Estudios de humedales y páramos

Este año, el IGAC realizará el levantamiento semidetallado de suelos a escala

1:25.000 en aproximadamente 3.876.000 hectáreas colombianas que cuentan

con áreas de influencia de páramos y humedales.

La Guajira hará parte de este estudio, ya que serán evaluadas 4.568,6

hectáreas (4.246,3 de humedales y 322,23 de páramos).

El IGAC realizará el levantamiento en las zonas de humedales de los

municipios de Riohacha y Dibulla, y en las de páramos de La Jagua del Pilar y

Urumita.

 

Mayores informes

Jhon Barros

320-2598112

Última actualización Vie, 03/28/2014 - 11:03